10 consecuencias de no analizar a la competencia


Previo a la planificación estratégica y de acciones que realizas para una marca, seguramente tienes en mente realizar un análisis de la misma para conocer su evolución y su situación. En muchas ocasiones, por falta de tiempo, no se le presta la atención necesaria al análisis y pasamos por alto un análisis de la competencia. No conocer quién es, dónde está o qué está haciendo la competencia puede acarrear consecuencias para tu propia marca.

Como competencia, no sólo debes contar con las empresas que realizan la misma actividad que tu empresa. También existe competencia indirecta, proveniente de productos sustitutivos, que satisfacen la misma necesidad que tu producto o servicio, pero de una forma diferente.

¿Sabes qué sucede cuando no analizas a la competencia?

10 consecuencias de no analizar a la competencia

  1. No diferenciarte adecuadamente

    El usuario final va a conocer tu marca por lo que es capaz de aportar diferente al mercado. Si analizas a tus competidores descubrirás X donde marcar una diferencia y que tus usuarios sepan apreciarte.

  2. No evolucionar como el mercado demanda

    Es muy difícil que llegues a ser una marca que consiga adaptar las necesidades del mercado a los objetivos empresariales. Por lo general, sucede al contrario: las empresas se adaptan a las necesidades de los usuarios. Si no conoces cómo evolucionan los competidores ni conoces cómo evolucionan las necesidades de los usuarios, tu producto o servicio puede quedarse obsoleto.

  3. No conocer qué funciona y qué no funciona

    Posiblemente, no seas nuevo en este mercado. Posiblemente, tus competidores ya han cometido errores y si les sigues la pista, tu también conocerás en qué se han equivocado para no caer en la misma trampa.

  4. No conocer al público objetivo

    La comunicación que realiza tu competencia denota cómo son los usuarios y clientes de sus marcas (si los han estudiado en profundidad). Esto te facilitará conocer mejor al público objetivo, sobre todo como es el estilo y tono de comunicación que le gusta. Esto te facilitará el análisis de segmentos de tu público objetivo.

  5. No conocer a usuarios influyentes

    Sin duda, ellos son capaces de llegar orgánicamente a más usuarios y moverlos, que tu propia marca. Los hay de primer nivel y de segundo nivel, según su capacidad de influencia. Si no conoces con qué influencers se mueve tu competencia, posiblemente no llegarás a contactar con los usuarios apropiados que puedan ser un altavoz de tu marca.

  6. No conocer a los usuarios detractores

    En todos los sectores existen trolls, usuarios descontentos con servicios, usuarios que no están a favor de ciertos productos o servicios, en definitiva, usuarios que opinan negativamente. Además, de tener un plan para saber cómo actuar en estos casos, es necesario conocer a los usuarios detractores que ya han interaccionado con la competencia. Aquí puedes conocer qué temas son los que más le interesan y qué tono de comunicación utilizan, para no tocar temas sensibles y saber cómo reaccionar dado el caso.

  7. No conocer las novedades del mercado

    Tanto si te mueves en el mundo de la tecnología, como si no, los mercados evolucionan. Si tu competencia es mayor que tu, seguro que tiene mayor capacidad para introducir novedades. Si examinas cómo el mercado adopta estas novedades podrás aprovechar esa información para mejorar tu producto o servicio.

  8. No conocer actualizaciones legales

    Puedes aprender mucho de tu competencia, si ellos son mayores que tu. En el caso de que las normativas legales del sector cambien, ellos son los primeros en conocerlo. Si no tienes puesta una oreja en temas legales, analizar a la competencia te ayudará a conocerlas.

  9. No conocer qué empresas desaparecen

    En algunas ocasiones, empresas del mismo sector se fusionan o se realizan compras. Estas fusiones crean nuevas empresas con nuevos objetivos, si analizar qué huecos ha dejado la competencia, podrás posicionarte fácilmente.

  10. No estar preparado para una crisis de reputación

    En el ámbito online, las crisis de reputación ayudan a una marca a aprender de su comunidad y de sus acciones. Analizar las crisis de reputación de la competencia te ayudará a detectar problemas, que debes evitar y a aprender alternativas para solventarlos.

Para analizar a la competencia, te recomiendo que hagas un análisis trimestral de los principales competidores directos e indirectos (productos sustitutivos), que recoja su presencia online, sus estrategias y acciones en social media, su interacción con la comunidad y si ha habido alguna acción relevante, como por ejemplo el lanzamiento de una nueva funcionalidad o una crisis de reputación. Si no tienes tiempo suficiente o quieres que un profesional se encargue de realizar un análisis exhaustivo de tus competidores, contáctame, yo puedo ayudarte a realizar este análisis.

TwitterFacebookGoogle+LinkedInCompartir

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *