¿Cuánto se esfuerza tu marca en comunicación?


Cuando se llevan a cabo acciones en redes sociales, por lo general se hace una medición de los resultados obtenidos para conocer si se han alcanzado los objetivos propuestos. En definitiva, para saber si ha ido bien.

Pero, ¿alguna vez te has planteado medir el esfuerzo que debes realizar a través de tus canales de comunicación? El trabajo que se realiza también debe medirse para considerar si ha merecido la pena o no. Básicamente, la idea funciona igual que si hicieras una campaña de publicidad en cualquier red social ¿cuánto estarías dispuesto a pagar por un clic o una conversión?

La pregunta en el caso de medir el esfuerzo es similar ¿cuánto esfuerzo estás dispuesto a hacer para conseguir ese objetivo?

Para hacerlo, no hay una fórmula matemática que estime si el esfuerzo que estás invirtiendo en horas de búsqueda, creación y publicación está proporcionado. Pero te doy algunos trucos para que estimes si ese esfuerzo es poco, suficiente o demasiado.

Te muestro un ejemplo sencillo que puedes extrapolar a más redes y más casos:

Imagina una marca que tiene un perfil en Twitter, una página de Facebook y un blog propio.

En su comunicación digital se esfuerzan por conseguir varios objetivos al mismo tiempo, objetivos primarios y secundarios que se cruzan a través de las diferentes publicaciones que realizan. Están dirigidos a públicos objetivos diferentes, pero todo se vuelca en estos medios para llegar a los usuarios deseados.

Propongamos un objetivo para la marca: aumentar un 15% las ventas de un producto durante la época de Navidad.

Su estrategia se basa en: comunicar las funcionalidades del producto, los resultados que se pueden obtener de él, desarrollar casos donde el producto sea un ejemplo, además de campañas de publicidad, difusión en medios digitales y a través de influencers.

Las acciones que va a realizar la marca: basándose en inbound marketing, la mayor parte de la estrategia pasa por la creación de contenidos y la difusión de los mismos. Si ya se han detectado los intereses del público objetivo, orientar las publicaciones es relativamente fácil para atraerlos.

Las acciones detalladas para 1 mes pueden ser: 1 post en el blog propio a la semana, 3 tweets semanales, 1 publicación en Facebook semanal y 1 post mensual en el blog de un influencer.

Debes tener en cuenta que esto sólo es para un objetivo y que la marca debe tener otros más, por lo que habrá más publicaciones. Al mismo tiempo que se desarrollan las acciones y que los usuarios comienzan a llegar a la página de venta del producto, se van cumpliendo objetivos secundarios: conocimiento de marca, conocimiento de otros productos relacionados, etc.

Ahora medimos el resultado de las acciones en comunicación durante un mes:

  1. Métricas generales: número de impresiones, usuarios alcanzados o publicaciones totales.
  2. Métricas relativas al engagement, que nos indican que los usuarios están interesados en lo que se publica: aplausos, difusión y conversión.
  3. Análisis de conversaciones relativas al producto: temas de interés y sentimiento
  4. Análisis de los usuarios redirigidos a la web a través de las publicaciones. Esto podemos observarlo con Google Analytics.
  5. Número de ventas cerradas provenientes de esas acciones.

En este momento hay que pensar si el número de publicaciones en redes sociales, en blog y en medios de apoyo ha sido mucho o poco. Y podemos hacer un pequeño cálculo:

(Número de publicaciones dirigidas a un objetivo) / (Número de publicaciones totales de la marca)

Posiblemente si este cálculo es superior a 0,5, las publicaciones que estás dedicando a una acción para cumplir un objetivo son superiores a la media. Ten en cuenta que si el público objetivo está formado por diferentes segmentos, no todos están interesados en la misma acción, por lo tanto puede generar una respuesta negativa. Debes satisfacer las necesidades de información de todos los segmentos, al igual que generar una comunicación proporcionada para cada objetivo propuesto.

A partir de ahora, puedes conocer el esfuerzo que realiza la marca en comunicación para no dedicar tiempo de más, ni publicaciones de menos.

Si te ha gustado el artículo, ¡compártelo!

TwitterFacebookGoogle+LinkedInCompartir

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *