Las grandes marcas no se adaptan a las demandas del usuario


La falta de conocimiento que existe por parte de las grandes empresas de lo que ocurre en cada una de sus sedes, es mayor de lo que nos podemos imaginar. Puede que sea por falta de comunicación con los propios empleados o por falta de análisis. Pero en cualquiera de los casos, hoy he vivido una situación que bien podría ser la antesala de un capítulo de El jefe infiltrado.

Esta mañana he desayunado en el restaurante de VIPS y estando allí he presenciado una anécdota memorable. En estas fechas, estamos en la Feria de Abril de Sevilla. Estando cerca del Real, puedes imaginar que el olor a Feria es más que considerable, pero cada uno de los rincones de Sevilla respira Feria de Abril. Farolillos, lunares y sevillanas.

Te pongo en antecedentes. La verdad es que los sevillanos amantes de la Feria, son muy tradicionales, a ellos les gusta que en esta época cualquier parte de la ciudad, desde las marquesinas de los autobuses hasta los restaurantes representen la Feria de Abril de Sevilla. No sólo en diseño, también en las marcas de productos y servicios que participan de la Feria, porque son las marcas con las que ellos identifican, entre otras cosas, la Feria.

En plena avenida no hay ningún establecimiento que no esté representando de alguna u otra forma la Feria, ninguno excepto VIPS. Mientras desayunaba estaba mañana he presenciado una conversación de una cliente de VIPS con uno de los camareros, en el que se marcaba muy bien la forma de ser de los sevillanos.

Todo surgía a raíz del hilo musical que se escuchaba en VIPS. Una música muy tranquila y ambiental. La cliente le preguntaba al camarero por qué ese hilo musical y no algo más relacionado con la Feria, a lo que el camarero respondía que ese hilo musical viene impuesto desde Madrid. La cliente, no dudó en expresar su opinión al respecto de cómo VIPS se posiciona con respecto a la Feria y obviamente, con respecto a la competencia. Siendo uno de los lugares de tránsito para llegar al Real, no venden manzanilla de Sanlúcar, “la manzanilla de la Feria” y es el único lugar no ambientado para la Feria, por lo que según la cliente “no invita a entrar”.

Hoy VIPS realizaba una acción: sacaba a la calle unas mesas para celebrar el día del libro e invitar a los transeúntes a comprar libros. Sin embargo, al no empatizar con la fiesta local, es uno de los locales tanto de restauración como de compra, más vacíos esta semana en toda la avenida.

Me pregunto ¿deberían las franquicias adaptarse al perfil del cliente que viene impuesto desde la sede o adaptarse a lo que demanda el cliente real de cada sede?

TwitterFacebookGoogle+LinkedInCompartir

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *